EVOLUCION HISTÓRICA DE LA ORGANIZACIÓN PROCESIONAL

Desde los orígenes de los desfiles procesionales en Medina de Rioseco a finales del S.XVI, surgieron conflictos entre las distintas cofradías en la organización de las procesiones, siendo necesario establecer un orden y protocolo por el cual debían regirse las mismas. Ya en los siglos XVII y XVIII las procesiones eran organizadas por el Cabildo, el Regimiento y las propias Cofradías, manteniéndose desde entonces, en su estructura y días de celebración básicamente hasta mediados del Siglo XX. A partir del Siglo XIX el Ayuntamiento se responsabiliza de la organización de las procesiones, debido a que comenzó asumir los gastos que se ocasionaban y debido asimismo a la debilidad económica y social en el que se vieron sumidas las tres grandes cofradías existentes: Vera Cruz, Quinta Angustia y Nuestra Señora de la Soledad, y La Pasión.

Estas cofradías acabarían desmembrándose en las hermandades actuales, reorganizadas alrededor de los gremios que portaban los pasos de las grandes cofradías. A principios del siglo XX hay un resurgir de las cofradías, pero es el Ayuntamiento quien lleva el peso de la organización de las procesiones, creando una comisión encargada de organizar, fomentar y divulgar la Semana Santa; apareciendo ya en estas fechas el factor turístico. Esta comisión municipal estaba formada por miembros del Concejo, representantes de las Cofradías y de las Parroquias. En 1932 se incorpora el Domingo de Ramos la procesión “de Las Palmas” que desde 1952 contará con la imagen popularmente conocida como “La Borriquilla”.

NACIMIENTO Y DESARROLLO DE LA JUNTA LOCAL DE SEMANA SANTA

Será en la segunda mitad del siglo XX, en los años 1950-51 cuando el Ayuntamiento proponga la constitución de una Junta de Semana Santa de carácter permanente. Dicha primera Junta, reunía a los representantes de las 15 cofradías existentes y a los Párrocos del municipio. Quedó formada orgánicamente: por un Presidente o Abad, recayendo este cargo en D.Raimundo Aníbarro Fernández , un vicepresidente, un depositario, El consejo (los tres Párrocos), un asesor (cronista de la ciudad), el delegado de Educación Popular, un Secretario Contador y once vocales. Se establecen unos distintivos de jerarquía: “la Bandera de las Procesiones” que abrirá las procesiones y estará escoltada por los banderines de todas las Cofradías; siendo sus colores: el morado, cruzado por dos bandas, negra y blanca, con las torres y caballos del escudo de la Ciudad, sobre cuatro cuarteles, estando en el centro la Cruz orlada por la Corona de Espinas. Además los miembros de la Junta llevarían un distintivo o símbolo de autoridad: “un botón azul con la Cruz bordada en el centro en color rojo”, recortado en metal dorado, y el cual se colocarán en la solapa.

Se crearon las primeras comisiones de trabajo, que fueron tres: Gobierno, Organización y Propaganda, y Patrimonio Artístico. En estos años el Concejo aún mantiene la prerrogativa de presidir las procesiones, y elegir al predicador. En 1951 se funda la hermandad del Cristo de la Paz, a la que se incorporara en 1969 el paso del Cristo de los Afligidos. En 1954 la procesión del Viernes Santo por la mañana deja de salir de la Iglesia de Santa Cruz por su mal estado, trasladándose los Pasos a San Francisco de donde partirá y terminará.

Todo esto es así, hasta el año 1958 en el que se unen las procesiones del Jueves Santo por la tarde y la del Viernes Santo por la mañana; pasando a ser la iglesia de Santiago su sede, con los objetivos de dar mayor solemnidad a la Procesión y atraer mayor turismo. En 1958 tiene lugar el primer acto del pregón de la Semana Santa Riosecana, siendo el primer pregonero el periodista y escritor D. Félix Antonio González. En 1966, se forma una nueva Junta Local, presidida por D. Pedro Díez Rumayor. En su nuevo Reglamento, las intenciones de son claras: Organizar la Semana Santa para conseguir un mayor esplendor; promoviendo e incrementando el espíritu religioso, organizar los desfiles y conseguir una mayor difusión y propaganda de nuestra Semana Mayor.

Esta Junta estará formada por los 16 representantes de las Hermandades existentes y seis vocales natos: dos asesores religiosos (Párrocos), y por parte del Ayuntamiento: los delegados de Sindicatos, Frente de Juventudes, Información, Turismo y Educación y el delegado de Festejos. Se establece una Comisión Permanente, para hacer más operativa la Junta, formada por un Presidente, un Vicepresidente, un Secretario, un Tesorero, y dos Vocales. Sigue habiendo tres comisiones de trabajo: Gobierno, Organización y Propaganda y Asesoramiento Artístico, constituidas por un Presidente y cuatro vocales. Se establece como símbolo de jerárquico un “bastón negro” con borlas del color que corresponda a la procesión que se presida (morado, negro o blanco), el cual tenía una altura aproximada de 50 centímetros, y que eraportado por el Presidente.

Los miembros de la Junta General usarán como distintivo una insignia que era copia del guión de la Junta, la cual estaba formada por el escudo de la Ciudad sobre los tres colores de las túnicas procesionales. En está etapa el Ayuntamiento ocupa un lugar principal en la presidencia de las procesiones y se encargaba de la organización del grueso de los actos: pregón, predicador, bandas de música etc, realizándose todas las reuniones y actos en dependencias municipales. Las hermandades contribuían económicamente a los gastos proporcionalmente a su número de hermanos. Se difundió y fomento la Semana Santa, con la retrasmisión por Radio Valladolid de la Procesión de la Soledad del Viernes Santo en 1967 y la retransmisión por TVE en 1968 de la procesión del Jueves Santo. Además en 1966 se crea el Vía Crucis del Viernes Santo por la mañana, donde se procesionaba el Cristo de la Clemencia, desde la iglesia de Santiago a Santa María, cuya procesión dejaría de realizarse a finales de siglo.

Ya a finales de 1968 es elegido nuevo presidente de la Junta D. Fernando de la Fuente Benavides que ocuparía dicho cargo entre los años 1969 y 1973, al cual sucedería por un pequeño intervalo D. Santiago Sánchez Fernández que cesaría en 1974. A finales del año 1974 es elegido Presidente de la Junta de Semana Santa D. Fernando del Olmo González. En este periodo la Junta irá adquiriendo cada vez mayor poder organizativo e independencia municipal en todos los aspectos. En los primeros años de su mandato, la Junta Local aún se reúne en la casa parroquial, la cual se abandona en 1982 con el traslado a la sede actual de uso exclusivo en la calle Santa María. En 1980-81 la Junta aprueba un nuevo reglamento, que es aprobado por las autoridades civiles y por el Arzobispado de la diócesis, pasando a ser miembro nato de la Junta Parroquial.

En 1988 se decide modificar el Reglamento, aprobándose el actual que estará en vigor con la oportuna adaptación a la Ley Orgánica de Asociaciones (LODA) 1/2002, de 22 de marzo, gozando de personalidad jurídica civil. Orgánicamente la Junta se organiza en una Junta General compuesta por representantes de todas las Hermandades, más una Junta Permanente de carácter ejecutivo formada, por el Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero y dos Vocales; que tuvo un carácter presidencialista en la primera etapa, pasándose a la renovación por partes, en años alternos cada tres años, de dichos cargos. Durante esta presidencia también se establecen nuevos símbolos de jerarquía que se utilizan actualmente: la “Vara Mayor”, que representa la más alta magistratura de la Junta y que preside con carácter impersonal los actos y procesiones (vara de 2,10 metros rematada por una cruz de la que penden en su base tres borlas con los colores de las túnicas de las cofradías); el “collar presidencial”, y “el emblema o insignia” distintiva, con la torre de Santa María orlada en forma ovalada.

La Junta asume la organización del pregón (1981), la contratación de bandas de música, y realiza los trazados y la organización de las procesiones. El punto de concentración de la recogida de gremios, pasa a ser la sede de la Junta, yendo a recoger a las autoridades civiles y militares al Ayuntamiento (rendición de pleitesía) para que acompañen a la Vara Mayor. Configurándose esta forma la organización de la Semana Santa como la conocemos actualmente. Se realza el acto del Pregón, con un desfile desde la sede de la Junta a la Iglesia de San Pedro (Padres Claretianos), hasta el año 2008, pasando tras su cierre a la iglesia de Santa María; comenzándose a escuchar al principio del acto la Marcha Fúnebre al General O´Donnell, popularmente conocida como “La Lágrima” como himno oficial de la Junta de Semana Santa. También se creará en 1975 la Banda de Cornetas y Tambores de la Junta. Desde el punto de vista económico la Junta se financia a través de una cuota universal de los hermanos recaudada a través de las hermandades de las que forman parte, de recursos propios y de subvenciones y ayudas de entidades públicas y privadas.

En este periodo, se potenció la procesión del Santo Encuentro, del Domingo de Resurección, haciendo participar a las Varas y Banderines de todas la Cofradías en la procesión. Se comienza a realizar un acto de homenaje a los cofrades con más de 50 años en sus Hermandades. Además se establecen una serie de distinciones (Hermanos de Honor, Menciones de Honor etc) que sirven como reconocimiento público del trabajo a favor de la Semana Santa Riosecana. Se realizan multitud de actuaciones en el fomento y difusión de nuestra Semana Santa: se comienza a editar de nuevo la revista literaria ilustrada, se edita un cartel anunciador, se da un salto a los “medios,” retransmitiéndose por radio y televisión las procesiones y todo tipo de programas divulgativos sobre nuestra Semana Santa, sin olvidar la difusión escrita en prensa. Se realizan los primeros videos de la Semana Santa Riosecana, obteniendo en 1984 el premio de la Exma Diputación Provincial a la mejor producción cinematográfica. Como reconocimiento de esta labor, en 1985 la Semana Santa Riosecana es declarada como Fiesta de Interés Turístico Nacional, por la Dirección General del Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones.

En 1988 la Junta de Castilla y León le concede el Blasón de Plata de Turismo y el Ayuntamiento de la Ciudad en 1992, nombra a la Junta de Semana Santa “Riosecano del Año” en el Acto del Día de la Constitución. En 1994 es elegido presidente, D. Alberto Castrillo González, que continuará con la labor emprendida por su antecesor, de impulsar y fomentar la Semana Santa Riosecana. Se abre al público en el año 2000 el actual Museo de Semana Santa en la restaurada iglesia de Santa Cruz; y se incorpora ese año, a la procesión del Jueves Santo en la Hermandad de Nuestro Padre Nazareno de Santiago el paso penitencial de “La Santa Verónica”. En mayo del año 2000 es elegido nuevo presidente, D. Andrés San José de la Fuente, que sigue con la labor de potenciación de la Semana Santa a todos los niveles. Así nace en 2001 el Ciclo de Conferencias sobre Semana Santa “Patrimonio y Tradición” Se recupera para el Vía Crucis del Miércoles Santo el encuentro con la Madre Virgen Dolorosa en el atrio de la iglesia de Santiago. En el año 2003 nace el concurso fotográfico “Tomás de Sierra” del cual saldrá el cartel anunciador de la Semana Santa del año siguiente y la portada de la revista ilustrada. En el 2005 se inicia una exposición fotográfica y de artesanos de Semana Santa. Se participa en enero de 2005 en la principal muestra de arte cofrade (MUNARCO) que se realiza en la Ciudad de Sevilla. Se participará regularmente en las ferias turísticas: INTUR y FITUR.

Se firman convenios: con la Junta de Castilla y León, a través de la Dirección General de Patrimonio, para la restauración de las imágenes procesionales; y con entidades privadas y con el Ayuntamiento, para la restauración y conservación del patrimonio artístico y la difusión de la Semana Santa Riosecana. Se comienzan a engalanar los balcones de las calles y plazas riosecanas por donde pasan las procesiones con banderolas tricolor (morada, blanca y negra).Se produce la concesión de Fiesta de Interés Turístico Internacional a nuestra Semana Santa, el 28 de septiembre de 2009 por resolución de la Secretaria de Estado de Turismo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

En el año 2009 se da mayor realce a la procesión del Domingo de Resurrección, realizándose el encuentro entre la Virgen de la Alegría y el Resucitado en el Atrio de Santa Cruz. En el año 2010 se incorpora una nueva procesión el Martes Santo, la de”La Clemencia”, donde la Hermandad del Santo Cristo de la Clemencia, de reciente formación, procesiona la magnífica talla de Pedro de Bolduque-1592-.

Historia de la Junta de Semana Santa

Artículo ampliado de la historia de la Junta